Pandemia porteña: "La población travesti trans está completamente desamparada"

por Revista Cítrica
06 de julio de 2020

Durante varios días, con frío y lluvia, las compañeras hicieron fila en la puerta del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad, pero no pudieron acceder al subsidio habitacional ni recibieron ninguna respuesta por parte del Gobierno porteño.

“Desde que empezó la cuarentena, travestis y trans están viviendo en los peores hoteles de los peores barrios de las zonas rojas de la ciudad; y como no están pudiendo pagar el alquiler, empezaron a recibir una presión muy fuerte por parte de los dueños para que achiquen las deudas que tienen. Hay compañeras que acumularon 40.000 pesos de deuda en estos meses.

Durante varios días, con frío y lluvia, las compañeras hicieron fila en la puerta del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad, pero no pudieron acceder al subsidio habitacional ni recibieron ninguna respuesta por parte del Gobierno porteño.

Lo único que les dijeron es que la documentación que llevaron no es la correspondiente y que ese beneficio es para personas que están en situación de calle. Son todas excusas, porque el trámite para acceder al subsidio habitacional no dice eso. No hubo voluntad política.

Esta negación hacia el colectivo por parte de las autoridades no es algo de ahora sino de siempre, porque tanto el Gobierno como las áreas de Desarrollo Social y de Derechos Humanos fueron históricamente expulsivos con nosotras. Poder llegar a tener el subsidio o no fue algo siempre difícil que dependió mucho de la lucha y de la constancia de cada una.

En la Ciudad hay unas 700 personas travestis y trans, de las cuales apenas 300 lograron asistencia estatal. Nuestra lucha es para que todas puedan tener un subsidio habitacional.

Los subsidios que se otorgan para personas que no tienen hijes van desde los 5.000 hasta los 8.000 pesos, y la mayoría de trans y travestis cobran lo mínimo. Eso no alcanza para pagar ningún alquiler y encima es el único ingreso que tienen, porque ellas nunca pueden acceder a ningún trabajo formal: el 90% del colectivo trabaja en la prostitución y ahora ni siquiera pueden salir a la calle.

Muchas organizaciones sociales estamos luchando muy fuerte para que haya una ley nacional de cupo laboral trans que pueda garantizar más inclusión y menos discriminación. Queremos tenderles una mano a nuestras compañeras para sacarlas de la calle, de la prostitución, y poder darles una vida con dignidad.

La población travesti-trans está completamente desamparada: hoy por hoy, si no tuviéramos a las organizaciones sociales distribuyendo alimentos, las chicas ni siquiera tendrían para comer. La pandemia nos puso en un lugar de desigualdad enorme.”

Marcela Tobaldi, presidenta de la asociación civil La Rosa Naranja e integrante del espacio político Orgullo y Lucha. Dos frentes de lucha para defender los derechos de la comunidad LGTBIQ+.

©2021 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - infocitrica@gmail.com | Tel.: 45626241