“La principal batalla es la conciencia colectiva”

por Diego Lanese
Fotos: Juan Pablo Barrientos
20 de agosto de 2019

El titular de ATE Hugo “Cachorro” Godoy reivindica la tarea social y cultural del gremio, con varias experiencias novedosas que van más allá de los gremial. Por eso destaca la experiencia de Canal Abierto, el sitio web que se realiza desde las oficinas de ATE en Balvanera.

En una asamblea realizada en 1925, los trabajadores portuarios de la Ciudad de Buenos Aires decidieron, además de crear la estructura gremial que hoy es ATE, dos medidas complementarias: implementar una cuota para la compra de una sede para el flamante sindicato, y fundar una biblioteca. Como era costumbre en las primeras organizaciones gremiales del país, bajo la influencia de anarquistas y comunistas, acercarles libros a  trabajadores era casi tan importante como la tarea gremial. La acción y el pensamiento iban de la mano, como partes de la misma tarea reivindicativa. Esa tradición se fue perdiendo, pero en el gremio estatal ese mandato legado de los “pioneros” (como llaman a esos portuarios fundadores)  sigue vivo.

En los últimos años, la acción cultural de ATE se multiplica, y la formación de los dirigentes viene acompañada de un fuerte contenido social. Por eso firma acuerdos con universidades para capacitar a quienes darán esa batalla, todos los días, en los lugares de trabajo. Además, en tiempos de globalización, la necesidad de generar una nueva y mejor comunicación los empujó a crear el flamante Canal Abierto, un espacio de periodismo popular enlazado con otras experiencias similares y que se une a proyectos autogestionados como Revista Cítrica o La Vaca Mu para producir contenidos colaborativos. “La batalla para que primen los intereses populares es esencialmente una batalla de ideas”, sostiene Hugo “Cachorro” Godoy, secretario General de ATE nacional. En el marco de las elecciones que vive el sindicato, Godoy viene recorriendo el país, donde debate con los afiliados la forma de unir la acción sindical con esta pelea de tintes ideológicos. 

“Las medidas de acción la mitad se ganan adentro del sector de trabajo, pero la otra mitad se gana en el debate público. El plano comunicacional es fundamental para ese debate de ideas”

En la sede central del gremio, en la calle Belgrano de la Ciudad de Buenos Aires, la historia se presenta en cada rincón. Desde las fotos sepia de esas primeras asambleas portuarias hasta los afiches que recuerdan la lucha estatal contra el neoliberalismo de los ‘90, las paredes repasan ese recorrido, que forja un presente de resistencia y lucha. El legado en ATE es una columna vertebral que no sólo entiende el gremio como un instrumento de defensa del trabajador: quiere además repensar el Estado. Cuando el gobierno de Mauricio Macri comenzó a despedir masivamente estatales, bajo el argumento que era militantes o que eran “ñoquis”, nació la consigna “nuestro trabajo son tus derechos”, una proclama que se hizo bandera desde que se anunció en una asamblea en el ex Ministerio de Trabajo, y que se volvió continental, dado que también fue tomada por la  Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadores Estatales (CLATE) para llevar adelante una fuerte campaña regional. Esta pelea, que inició con el paro nacional del 24 de febrero de 2016, frenó, dice Godoy, el intento de culpar a trabajadores y trabajadoras de los desajustes del sector público, que el macrismo inició apenas se hizo cargo del gobierno “El intento de estigmatizar al trabajador del Estado fracasó”, asegura. 

COMUNICACIÓN ABIERTA

La comunicación  fue una preocupación desde siempre en ATE. No por nada es el único gremio que mantiene la continuidad de su instrumento de difusión. Desde aquellos años 20, el periódico El trabajador del Estado salió rigurosamente todos los meses, marcando una presencia institucional pocas veces vista. Esa misma convicción llevó hace unos años al gremio a crear Canal Abierto, una experiencia de comunicación popular que va más allá de la difusión de la actividad sindical. “Nosotros pensamos que no hay posibilidad de ningún sector popular, y en particular los trabajadores del Estado, se triunfe en la defensa de nuestros intereses si no es con una fuerte unidad del campo popular”, remarca Godoy, y recuerda que ese espíritu lleva al canal a tener lazos con otras experiencias de periodismo autogestivo y vinculado a los sectores en lucha. “Siempre digo cuando hablo con los dirigentes y la militancia de ATE que las medidas de acción la mitad se gana adentro del sector de trabajo, pero la otra mitad se gana en el debate público, en la construcción de consenso social. Por lo tanto siempre concebimos esas luchas en el marco de esa unidad. El plano comunicacional es fundamental para ese debate de ideas”, agrega el titular del gremio. Desde un inicio, Canal Abierto albergó espacios para otras organizaciones, con informes y trabajos en conjunto que buscan profundizar la mirada más allá de lo sindical. La lucha contra el extractivismo, la defensa de los derechos de los Pueblos Originarios, la idea de memoria, verdad y justicia como elemento central de la construcción de una comunicación distinta. “Creamos Canal Abierto con ese espíritu, que sea una usina de construcción y reproducción de pensamiento propio de los sectores populares”, insiste Godoy. 

“No pudieron instalar la idea de que somos un problema en el conjunto de la sociedad"

La nueva experiencia –que generó coberturas en conjunto como la realizada junto a Revista Cítrica el día que se trató la ley de legalización del aborto –busca aportar a la pelea por crear un nuevo paradigma gremial, social y cultural. Como cree Godoy, “la batalla para que primen los intereses de los sectores populares es esencialmente una batalla de ideas, de construir paradigmas de sociedad alternativos a este sistema capitalista depredador”. Eso requiere, destacó, “una confluencia de actores políticos, sociales, comunicacionales y culturales, y Canal Abierto fue en esa dirección, y nos dio enorme satisfacciones, una posibilidad de encontrarnos con multiplicidad de experiencias en comunicación popular a lo largo y ancho del país que son sumamente fructíferas”. 

En estos días de campaña electoral, Godoy recorrió buena parte del país con este mensaje, porque “la principal batalla es la conciencia individual y luego las colectivas. La conciencia del para qué hacemos los esfuerzos, si para salvarnos individualmente o para construirnos colectivamente. Esos son los dos grandes paradigmas”. 

REPENSAR EL ESTADO

Cuando asumió la presidencia Mauricio Macri con un discurso que atacó la labor diaria de los estatales, se inició una ofensiva discursiva para justificar el despido masivo de trabajadores de todas las dependencias. Así comenzó una campaña que se mantiene en estados días, con conflictos que llevan años sin resolverse como en el INTI o Fabricaciones Militares. “Si uno mira la historia, lo que pasa en el país es parte de una película, uno ve que el discurso de (José) Martínez de Hoz en la dictadura es similar al de (Carlos) Menem y (Domingo) Cavallo en los años 90 y el de Macri ahora. Una descalificación del trabajador del Estado, una estigmatización que ubica al Estado como un mal para la sociedad”, analiza Godoy. Pero ese mal está provocado justamente por esos tres gobiernos: “Ellos favorecieron la extranjerización de la tierra, la concentración del poder económico, favoreciendo la especulación financiera, como los millones de dólares que se fugaron en este último tiempo, con un endeudamiento que condena a futuras generaciones. Para eso el Estado les sirve a ellos. El otro Estado no, el que defiende a pequeños productores, el de la ciencia y tecnología, ese no les sirve”. Durante este tiempo, los conflictos en torno de esta campaña fueron aumentando, los mismo que la resistencia. ATE cree que sólo en la administración pública nacional se despidieron 35 mil empleados, según una comisión que realizó una especie de censo de los conflictos. La tarea será reclamarle al próximo gobierno la reinstalación de ese personal, incluso si el oficialismo es reelegido. Es que más allá de los ataques, para Godoy la campaña contra los estatales “fracasó”. “No pudieron instalar la idea de que somos un problema en el conjunto de la sociedad, y de hecho desde la primera convocatoria al paro el 24 de febrero de 2016 nos sentimos muy acompañados. La batalla la dimos en términos de pensamiento, de organización, y creemos que el gobierno fue derrotado porque no pudieron imponer este concepto”, se entusiasma Godoy. 

DEMOCRACIA Y AUTONOMÍA

Este compromiso asumido por el gremio en la lucha por la defensa de los derechos de los estatales tuvo su fruto: en los últimos cuatro años, ATE pasó de 250 mil afiliados a unos 300 mil, y aumentó su presencia a lo largo y ancho del país. Esto hace que se consolide como el principal gremio público del país, pese al reconocimiento que hace el gobierno de UPCN, que hasta el momento se mostró como aliado de la Casa Rosada. “Eso quiere decir que el modelo sindical que estamos planteando, de autonomía, de lucha irrestricta contra el neoliberalismo, de construir propuestas alternativas en función de un Estado democrático y popular, es algo que suma adhesiones y gana conciencias en todo el territorio nacional”, explicó Godoy. En ese sentido, las próximas elecciones, que tendrán lugar el próximo 7 de agosto, son “un plebiscito” de este modelo que buscan profundizar.

 En los comicios, Godoy encabeza la histórica Lista Verde Anusete, que lo lleva como candidato a reelegir en la secretaría general. Deberá enfrentar a cuatro listas nacionales: la Verde y Blanca (vinculada a la CTA de los Trabajadores y con apoyo de sectores del kirchnerismo), la Verde y Púrpura (con Pablo Micheli a la cabeza) y dos clasistas. “La elección en sí es un ejemplo de participación democrática, sin duda hay modelos políticos diferentes, corrientes de pensamiento diferentes. Nuestra lista representa este modelo de democracia y libertad sindical, creemos en la unidad de acción con distintos actores, pero creemos que la CGT es una estructura caduca, por eso fomentamos ese modelo a nuestra CTA Autónoma”, remarca Godoy, que acaba de ser confirmado junto con Ricardo Peidro y Claudia Baigorria como la única conducción de esa central. Para esta nueva etapa, la central y el propio ATE prometen incorporar a más sectores a su lucha, comenzando con los desocupados, sub-ocupados, cuentrapropistas, precarizados, y quienes se organizan en los barrios. Para combatir la pobreza y el hambre. Porque como finaliza Godoy, a los males de esta democracia “se los combate con más democracia”. 

©2021 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - infocitrica@gmail.com | Tel.: 45626241