Una ley a favor de las petroleras en Río Negro

por Revista Cítrica
12 de septiembre de 2022

Sin grietas partidarias, la Legislatura aprobó la modificación de una ley que favorece al negocio petrolero y perjudica el ambiente y a la comunidad de una zona con pesca, turismo y desarrollo sustentable. La decisión inconsulta y tomada en tiempo récord viola el Acuerdo Escazú y el Convenio 169 de la OIT.

Por Fabricio Di Giácomo, integrante de la Multisectorial en Defensa del Golfo San Matías.


El viernes 9 de septiemnbre se dio en la Legislatura de Río Negro la segunda sesión para discutir el proyecto que modifica, en su artículo 15, la Ley 3.308, que protege al Golfo San Matías de la contaminación por hidrocarburos y fue aprobada por unanimidad en 1999, luego de una gesta popular que nació en 1995. En ese momento yo tenía 13 años. Salí a la calle con mi papá y con mi mamá, hermanas y hermanos y toda una comunidad que se veía amenazada por un rumor que decía que YPF iba a poner un oleoducto con salida al mar en Las Grutas. 

Esa gran gesta popular dio como resultado la creación de la ley que el viernes, 15 días después de la primera sesión legislativa, y sin ninguna observación (esto quiere decir que ninguno de los correos que mandamos con informaciones fue tomado en cuenta), la Legislatura terminó aprobando con los mismos votos de la primera sesión (41 a favor, uno solo en contra y 3 abstenciones).

Nos negaron la entrada a la Legislatura. Era una sesión abierta, pública, teníamos derecho a ingresar. Las fuerzas de seguridad y la Policía nos dijeron que la orden era que nadie iba a poder ingresar en el recinto. Ni siquiera pudimos llegar hasta la Mesa de entradas, donde teníamos la idea de entregar unos dibujos que habían hecho niños y niñas de la localidad.

El proyecto llegó el lunes por la noche, se votó el jueves y empezaron a llamar a legisladores para que sean “coautores”, porque ninguno lo había escrito.

La presencia de petroleras en la zona es muy fácil de determinar, solamente mirando el destrozo que está ocurriendo en Vaca Muerta y en sus alrededores, donde se han generado zonas de sacrificio. La gente aledaña ni siquiera tiene gas, cuando la promesa que hicieron hace 15 años, cuando estaban por armar la explotación de Vaca Muerta, era que iban a tener gas.

El plan de construir un oleoducto de 700 km que atraviese toda la provincia de Río Negro es una barrabasada. Esto significa, además, atravesar el río Negro con su salida al mar, en el Golfo San Matías, que tiene cuatro áreas naturales protegidas y un Parque Nacional recientemente creado. 

La principal defensa de nuestra postura tiene que ver con el Principio de No Regresión que figura en el Acuerdo Regional de Escazú, en el cual se manifiesta que ningún derecho ambiental adquirido puede ser regresivo; como sí ocurre en este caso, que modifica la ley en su único artículo que dice que está prohibida la prospección y explotación de hidrocarburos, y además la instalación de oleoductos y de terminales de carga y descarga en todo el Golfo San Matías y la costa rionegrina.

No hubo ninguna consulta previa. Según testimonios de algunos legisladores, el proyecto llegó el lunes por la noche, se votó el jueves y empezaron a llamar a legisladores para que sean “coautores”. Obviamente, ninguno había escrito el proyecto. 

En lo que respecta al futuro inmediato, después de esta decisión de la Legislatura vamos a recurrir a amparos legales, porque este proyecto es completamente anticonstitucional. Viola acuerdos internacionales de manera alevosa y también viola reglamentaciones nacionales como la Ley de Ambiente, que habla sobre la progresividad en cuanto a derechos ambientales. Por suerte contamos con un gran equipo de abogados, pero en simultáneo vamos a seguir movilizándonos y manifestándonos de todas las maneras posibles. 

Estuvimos dando charlas en colegios. A la Legislatura nos acompañaron chicos y chicas de colegios secundarios de la zona, motivados e interesados desde su participación en los centros de estudiantes, y también por la sencilla razón de ser habitantes locales. También participaron de las manifestaciones niños y niñas, adultos de todas las edades y todas las procedencias. 

En un momento llegó una contramarcha de la UOCRA, tocando tambores y con banderas en una actitud muy agresiva y avasallante. Ante este escenario, la Policía no hizo absolutamente nada. Tuvimos que hacer un escudo humano para proteger a nuestros menores. Después de insistirles durante mucho tiempo, la Policía reaccionó y conformó una suerte de cordón humano. De un lado quedó esta manifestación de la UOCRA, y del otro, todos nosotros y nosotras.

Un oleoducto de 700 km que atraviese toda la provincia de Río Negro es una barrabasada. La salida al mar, en el Golfo San Matías, tiene cuatro áreas naturales protegidas y un Parque Nacional. 

Me acerqué a preguntarles a los integrantes de la UOCRA sobre su opinión y por qué se habían acercado. Me dijeron que venían a “defender a la Legislatura”. “Somos la UOCRA y venimos a defenderla”, me respondieron con una actitud bastante amenazante. Yo les pregunté de qué venían a defenderla y, claramentec no tenían ningún tipo de interés acerca de lo que se estaba tratando en el interior de la Legislatura.

Era simplemente una manifestación de fuerza que tenía más que ver con cambiar la matriz comunicacional. Es decir, en vez de que al otro día saliera una noticia en la que se dijera que vecinos, vecinas y asociaciones de ambientalistas se habían movilizado hasta la Legislatura en contra de la modificación de la ley, ahora casi todos los periódicos, diarios digitales y radios afirman que hubo una manifestación con gente a favor y otra con gente en contra. Es decir que, finalmente, se logró la cobertura mediática que buscaban. Pero lo cierto es que nos gritaban, nos amenazaban, intentaban movernos permanentemente. 

Nos desplazamos hacia la plaza, a una cuadra de la Legislatura. Realizamos una asamblea popular, abierta, en la que participaron diferentes personas, que manifestaron su opinión. Nos dimos ánimo y charlamos sobre lo que estaba sucediendo. Compartimos experiencias desde diferentes procedencias e iniciamos los primeros esbozos de la lucha que se viene para defender al Golfo San Matías.
 

©2022 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - [email protected] | Tel.: 45626241