“Hay casos de niños que han sido obligados a revincularse con su padre femicida”

por Revista Cítrica
Fotos: Milagro Mariona
23 de diciembre de 2020

Según las estadísticas del Observatorio Lucía Pérez, en lo que va del año se cometieron 287 femicidios. Eva Domínguez, integrante de la Red de Familiares Atravesados por el Femicidio reflexiona sobre la falta de políticas públicas para asistir a lxs niñxs que quedan huérfanxs cuando sus madres son asesinadas.

*Por Eva Domínguez, integrante de la Red de Familiares atravesados por el femicidio

El balance de este 2020 es negativo. Hay un abandono, nos sentimos desamparados, con muy poca ayuda de parte del Estado. Vemos que muchos familiares se pierden en el tiempo con el duelo, con los niños que quedan huérfanos y no llegan a hacer el trámite para que esos niños puedan acceder a una reparación económica mensual y una cobertura integral de salud que establece la Ley Brisa. Lamentablemente este año la ley se ha aplicado muy poco y es muy necesaria para esos niños huérfanos. No hemos tenido asistencia psicológica de parte del Estado y ha sido un desastre poder contenernos entre nosotros mismos. Nos sostenemos en nuestro dolor con llamados telefónicos, como podemos, pero sin la ayuda de profesionales. 

La Ley Brisa es un recurso para los niños que quedan sin madre y en la mayoría de los casos sin padre porque es el femicida. Hoy en día no se cumple y no reciben esa ayuda que es como una jubilación mínima. No todas las provincias la aplican y tenemos casos de niños que han sido obligados a revincularse con el femicida. En muchos lugares, al no tener personal capacitado, interviene la policía sin perspectiva y tampoco hay fiscales de género.

Fue un año muy duro porque hubo niños que se han querido suicidar cuando se quedaron sin sus mamás. Hay familiares que por el golpe, el dolor que les produce el femicidio, se terminan enfermando. La enfermedad más común que les aparece es el cáncer: se los traga la tristeza. El dolor ocupa un lugar en nuestro cuerpo y es muy duro atravesar ese dolor sin herramientas desde lo psicológico o un tratamiento psiquiátrico. Nos queman, nos matan a nuestras hijas, hermanas, primas y nadie está preparado para eso y el Estado tampoco, se está despertando muy de a poco en base a los reclamos que estamos haciendo.

El eje de nuestra agrupación es la asistencia integral para los familiares que atravesamos femicidios, la asistencia jurídica gratuita, el acompañamiento. Tenemos un grupo pequeño a nivel nacional y ya somos 120 familiares que nos fuimos organizando. La gente nos contacta por redes, nos piden abogados y sabemos la desidia que hay. Antes teníamos el Instituto Nacional de las Mujeres que tenía muy pocos recursos y hoy tenemos un Ministerio de Mujeres y Género, que nosotros creíamos que nos iba a dar una gran ayuda pero seguimos coaccionados porque los familiares tienen solo 60 días para poder acceder a una ayuda económica. 

Cuando el familiar está tan afectado por el femicidio no hace el trámite en el momento y ese recurso extraordinario tendría que darse sin límite de tiempo, cuando el familiar lo necesite. Es una ayuda económica que se da solo por única vez para madre, padre o hijo de la víctima de femicidio y este año no funcionó. Muchos familiares que han iniciado el trámite no recibieron el dinero, son menos de 20 mil pesos. Es un recurso extraordinario, el mismo que se otorga en caso de catástrofes. Se dio siempre, pero encima ponen un límite y eso es un problema porque a lo mejor no la necesitan en el momento pero si lo necesitan más adelante. 

La lista de femicidios es muy extensa. Por eso necesitamos un grupo interdisciplinario para atender la urgencia de lo que sucede después de un femicidio. Nos cansamos de pedir por mail que nos atiendan desde el Ministerio. Acá en Rosario tenemos un caso de una chica trans asesinada, hemos hecho reclamos en la fiscalía de Rosario. Muchas de ellas son asesinadas mientras trabajan ejerciendo la prostitución y en los medios dicen “apareció un cuerpo”. Sufren mucha discriminación. La hermana de una chica trans asesinada participa de la red y se siente acompañada, eso es lo más importante.

A mi cuñada Vanesa su pareja la prendió fuego, ella estaba embarazada de ocho meses, la fiscal de la causa nos dijo que se murió por amor y la causa quedó caratulada como incendio. El peregrinar que nosotros tuvimos fue impresionante, este 22 de noviembre se cumplieron 10 años. A mí me marcó para siempre, estuve cuidándola durante sus días de agonía. Vanesa pudo tener a su hijita antes de morir y hoy verla crecer ya con 10 años es un rotar entre la tristeza y la alegría. Hoy podemos cuidar a Malena junto a la hermana de Vanesa. Malena es hija de todos nosotros. 

Hay muchos casos como el mío que han sido archivados y sin embargo yo no tiré la toalla, el caso entró a la Corte Interamericana y hoy estamos luchando por la reparación económica. El beneficio va a ser para los hijos de Vanesa, el nene que ahora tiene 16 años y la nena de 10. El Estado deberá pedir disculpas por no haber tenido una justicia con perspectiva de género. Su mamá no murió por amor. El femicida estuvo suelto todos estos años. Apostamos a que todo eso cambie y que no sigan muriendo mujeres como Vanesa.
 

©2021 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - infocitrica@gmail.com | Tel.: 45626241