El recibimiento al FMI fue en las calles

por Revista Cítrica
Fotos: Juan Pablo Barrientos
12 de febrero de 2020

Con distintos matices en las consignas y diversos grados de apoyo a la gestión del Gobierno, en Buenos Aires hubo una extensa jornada de protestas por la llegada del organismo internacional para renegociar la deuda argentina. Ollas populares, cumbia y la Madre de todas las batallas.

FMI es sinónimo de malos augurios para la Argentina memoriosa. En el imaginario colectivo, el Fondo Monetario Internacional se vincula con endeudamiento, ajuste y desigualdad. Lo sabe la gente de a pie, sin necesidad de posgrados ni academicismos económicos. 

La pesadilla del macrismo pasó… pero el FMI volvió a la Argentina. El Gobierno de Alberto Fernández ha decidido renegociar una deuda de 44 mil millones de dólares, dentro de una deuda externa mayor que supera los 200 mil millones de dólares. En el país de los 14 millones de pobres (y la mitad de la población infantil en condiciones de pobreza), la misión del FMI fue recibida con expresiones callejeras de rechazo en una jornada extensa que tuvo consignas con distintos matices.

 

EL HUMO Y EL HAMBRE

Al mediodía, el humo de las ollas populares le puso un nombre concreto al rechazo al pago de la deuda: hambre. El Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), el Frente Popular Darío Santillán, la Federación de Organizaciones de Base (FOB) Autónoma, el MTD Aníbal Verón y otras agrupaciones de origen piquetero repartieron porciones de comida para calmar miles de apetitos llegados desde distintas partes de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonarense.

Con los estómagos llenos y la consigna de “La deuda es con el pueblo, no con el FMI” en alto, marcharon después a las oficinas del organismo de crédito en el centro porteño. 

 

LOS DOS CONGRESOS

A las seis estaba convocado el acto central frente al Congreso de la Nación, que de puertas adentro tenía al ministro de Economía, Martín Guzmán, dando explicaciones sobre cómo la Argentina afrontará sus compromisos con organismos, bonistas y fondos especulativos.

En la intersección de Entre Ríos y Rivadavia, las miles de personas que iban llegando detrás de las pancartas de sus organizaciones le pusieron palabras coloquiales a la discusión de fondo: comedores, cooperativas, changas, desocupación, alimentos, pobres, merenderos… y hambre, el término que aparece como contracara recurrente de los miles de millones que se irán del Banco Central.

A medida que caía el sol se fueron acomodando frente al escenario (donde se leía un gran cartel: “El hambre o la deuda. Tierra, Techo, Trabajo”) las agrupaciones que forman parte de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP): Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pie, Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). 

También había expresiones políticas como el Movimiento Evita, La Cámpora, el Movimiento Popular La Dignidad, Libres del Sur y el Movimiento Popular Darío Santillán, que hacían flamear sus banderas al ritmo de la cumbia que llegaba a todo volumen desde el escenario.

 

EL PAÑUELO DE LA REBELDÍA

A unas cuadras de ahí, sobre Avenida de Mayo, los partidos de izquierda comenzaban a movilizar rumbo a la Plaza de Mayo. Estaban el Partido Obrero, el Polo Obrero, el MST, Izquierda Socialista. El color que le pusieron los redoblantes y los megáfonos agitando a la militancia acompañaba los cantos contra el ajuste, el rechazo hacia el FMI y la denuncia de la ilegalidad de la deuda externa.

A metros de la plaza del pueblo, uno de los lugares que más han transitado sus pies andariegos, estaba ella: Nora Cortiñas, Norita, la madre de todas las batallas y también la primera voz para exigir el no pago de la deuda.

Con la sonrisa y el pañuelo que la acompañan siempre, Norita repitió el mismo ritual que han construido las Madres de Plaza de Mayo para hacer despertar al pueblo: caminar, caminar y seguir caminando.

©2021 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - infocitrica@gmail.com | Tel.: 45626241