“Vivimos y cuidamos el territorio, ese es nuestro único delito”

La Lof Cayunao denuncia que capitales extranjeros están alambrando las nacientes del río Chubut. Hace más de 20 años la comunidad resiste el avance hacia su territorio. Ahora sufren amenazas, robos y el armado de causas judiciales.

Por Sole Cayunao*

El conflicto no es reciente. Hace más de 25 años que quieren quitarnos nuestro territorio. Ahora nosotros, las nuevas generaciones, retomamos la lucha iniciada por nuestros abuelos. Mi abuelo nos contaba que cuando querían apropiarse de nuestros territorios metían presos a los varones de las comunidades, y una vez que se apropiaban de las tierras, los liberaban. Así se manejaron siempre. 

El mapuche es un pueblo espiritual. Estamos conectados con la naturaleza y las nacientes de agua, por eso cuando la tierra y el agua están en peligro empezamos a enfermarnos. Eso me pasó a mí. Yo lo sentí así, sentí la necesidad de ir a defender el agua, por eso hace tres años con mi familia dejamos la vida en la ciudad y nos fuimos a defender el territorio. Dejé todo lo que tenía en la ciudad y fui a dar resistencia al despojo. 

Los mapuche somos ambientalistas por naturaleza. Nos acomodamos al clima y a la naturaleza para no dañarla.

En 2021 frenamos el avance del alambrado. Fue difícil, pero defendimos las nacientes del Río Chubut, y lo logramos. Ahora volvemos a estar en peligro. Ahora la Lof está resistiendo para que no sigan avanzando con el río y el daño ambiental que ocasionan, porque eso es irreparable. El talaje de la vegetación, la forestación de pinos y el pastoreo de ciervos foráneos están generando un tremendo impacto. Desde la cima de la cordillera podemos ver el impacto que genera su intervención. Siempre es así, cuando avanzan los extranjeros en nuestro territorio hacen un daño irreparable.

Pedimos el reconocimiento territorial a la provincia de rio negro, lleva más de 17 años la denuncia, hay una cautelar que no permite tocar ese territorio, pero nadie lo respeta. Ningún terrateniente, pero a ellos la Justicia no les dice nada. Mientras, a nuestra comunidad les arman causas penales por delito de usurpación. ¿Cómo vamos a usurpar nuestras propias tierras? Yo incluso tengo denuncias por destrozos, usurpación e invasión a la propiedad privada. Nos judicializan para continuar con su cometido que es desojarnos del territorio. Nos hablan de propiedad privada y no considera que son territorios ancestrales que nos pertenecen. 

Como somos una molestia, tratan de sacarnos del medio. Y el Estado argentino es cómplice de los negociados con capitales privados. El despojo silencioso es un trabajo del Estado argentino en complicidad con los empresarios extranjeros. El trabajo es de desgaste: no tenemos acceso a la salud ni a la educación para nuestros hijos, nos cierran los caminos y nos presionan con amenazas, robos y causas armadas. 

Hace un mes y medio iniciamos una caminata para observar el territorio. Ahí nos encontramos con la posibilidad de que alambren, y desde ahí empezamos a cuidar la tierra. Hace unos días bajamos a hacer compras, lo que nos lleva tres días porque la Lof está a 45 kilómetros de El Maitén y solo podemos llegar con vehículo particular; en ese tiempo nos robaron todo: carpas, herramientas, comida y bolsas de dormir. Todo lo que nos costó tanto conseguir se lo llevaron o destrozaron. Rompieron nuestro cartel que decía ‘territorio mapuche’ y lo reemplazaron por una leyenda de propiedad privada. 

¿Quiénes? Hablemos con nombre y apellido: Andrés Saint Antonín es quien se presenta en tribunales, dice ser el capataz de Alberto Barabucci, hombre de La Pampa, presuntamente el testaferro de los verdaderos usurpadores, de capitales árabes. Andrés Saint Antonín es quien se encarga de los hechos vandálicos, mientras Barabucci figura en las causas, pero a él nunca lo vimos. 

Esto ya nos pasó históricamente. Nuestros abuelos fueron castigados por los territorios, les sacaron las mejores tierras, eso no cambio, ahora viene por los recursos naturales de las altas cumbres. Esta es la segunda Campaña al Desierto. Nos siguen despojando, no respetan las leyes y el Estado los cubre; pero la sociedad está tomando conciencia de quiénes somos y qué queremos. Yo confío en eso. Tenemos que salir a defender los derechos de la humanidad. 

Los mapuche no somos terroristas como nos dicen. Nosotros queremos los territorios para el bien común, para cuidarlos para todos. Jamás vamos a prohibir el paso a un niño que vaya a pescar o usar el agua como un derecho para la comunidad.  Vivimos y cuidamos el territorio, ese es nuestro único delito. 

Los mapuche somos ambientalistas por naturaleza. Nos acomodamos al clima y a la naturaleza para no dañarla. Invito a la gente consciente a sumarse a esta lucha por el agua, la montaña y el territorio. No es una lucha solo de la lof únicamente, es la lucha de todos. Este llamado es a toda la gente, porque el agua es de todos. Si nos quedamos sin el agua nos quedamos sin la vida.

*Referente de la Lof Cayunao 

Nota realizada por Fabricio Cardelli en La Namunkurá.