Travesticidio en una comisaría: ¿Qué pasó con Sofía Fernández?

por Estefanía Santoro
Fotos: Télam
04 de mayo de 2023

En abril de 2023 hubo -al menos- dos muertes, en dos comisarías distintas, ambas en el conurbano bonaerense. Una fue noticia, la otra pasó totalmente desapercibida. En una perdió la vida un hombre, Mauricio Castillo; en la otra, una travesti, Sofía Fernández ¿Cuál no fue noticia? Todas las vidas importan y duelen; las vidas de travestis y trans también. 

Sofía Fernández tenía 39 años. El sábado 8 de abril fue detenida en la comisaría 5° de Presidente Derqui, en el distrito de Pilar. Desde entonces, hasta el martes once, no se supo nada más de ella. Hasta hoy se le niega información a la familia. La policía les dijo que se había suicidado en la celda donde estaba privada de su libertad. 

Sofía vivía en el mismo terreno que su hermana Mabel, quien resultara ser la última persona que la vio con vida, aquel viernes por la noche. El sábado, a la tarde, un patrullero con dos policías llegó a la casa de Mabel. Uno de los oficiales dijo que la encontraron perdida, y que la llevaron a la comisaría, por averiguación de antecedentes. El otro uniformado lo contradijo, y le informó a Mabel que a Sofía la habían detenido por un supuesto robo. Ninguna de las dos versiones le cerraron. Nunca se pudo comprobar que Sofía hubiera cometido algún delito. 

A la familia solamente le informaron que tenían que aguardar para hablar con el fiscal. Aquel domingo, Sofía no volvió a su casa. El lunes, su hermana, preocupada por la situación, se dirigió hasta la Comisaría 5° de Derqui para averiguar qué estaba pasando. La única respuesta que recibió fue que iba a continuar detenida, por un supuesto robo a una casa. No le permitieron verla ni comunicarse con ella. "Los policías no me informaron la versión del robo al principio. En teoría, había una denuncia de la propietaria de una casa robada, pero ahí no vive nadie”, contó Vanesa Valdez, sobrina de Sofía, en comunicación con Revista Cítrica.

Sofía había fallecido producto de una "asfixia por estrangulamiento", y que su deceso había sido "traumático". 

El martes sigiente a su detención, durante la madrugada, personal de Gendarmería y una psicóloga del partido de Pilar se hicieron presentes en la casa de Mabel para informarle que su hermana había fallecido -de muerte súbita- en la celda donde se encontraba detenida. Esa versión fue descartada -a posteriori- por la autopsia realizada al cuerpo de la víctima, la cual indicó que Sofía había fallecido producto de una "asfixia por estrangulamiento", y que su deceso había sido "traumático". 

La causa que investiga la muerte de Sofía Fernández está a cargo del titular de la Unidad Fiscal N° 4 de Pilar, Gonzalo Agüero, el mismo que debía investigar por qué detuvieron a Sofía, y -hasta el momento- no ordenó la detención de ninguno de los policías que trabajaron aquel día en la comisaría 5° de Derqui.

Otra de las irregularidades que presenta la causa es la de que ningún familiar tuvo la posibilidad de reconocer el cuerpo de Sofía ni acceder a los resultados de la autopsia. En ese sentido, Vanesa explicó: "Nosotros estábamos esperando un llamado para ir a reconocerla, que nunca llegó. Y cuando se lo comentamos al fiscal, dijo que no hacía falta, ya que él sí sabía que era Sofía, porque la vio cuando le tomó declaración. El fiscal nos recibió esa misma semana, y nos pidió que no hablemos para no entorpecer la causa, y que el caso no salga a la luz. Ahora tenemos una nueva abogada y estamos esperando que nos den información".

Vanesa está convencida que su tía no se suicidó: "Nunca tuvo esos pensamientos". Se había anotado en la escuela de Enfermería, y el 17 de abril iba a comenzar a cursar la carrera. Incluso ya había aprobado el examen de ingreso. "No creemos en la versión del suicidio. Justo esa misma semana, Sofía tuvo un accidente comiendo, le quedó un huesito de pollo atravesado en la garganta. No podía respirar, y fue corriendo a la casa de mi mamá, a pedir ayuda. La llevaron a la guardia, y quedó internada dos días, hasta que se le desinflamó la garganta, porque se había lastimado. No se quería matar".

"No creemos en la versión del suicidio"

La familia aseguró que Sofía no tenía antecedentes. "En un primer momento nos dijeron que mandemos un escrito, y que podíamos acceder a la causa; pero después empezaron a darnos vueltas”, cuenta Vanesa. El viernes 28 de abril, familiares, amigxs y organizaciones transfeministas realizaron una concentración para pedir el esclarecimiento de la muerte de Sofía, frente a la sede de la UFI 4 de Pilar.

"Hace bastante tiempo el colectivo travesti trans de zona norte viene sufriendo una persecución terrible de parte de la policía, en especial contra las compañeras que son trabajadores sexuales o están en situación de prostitución", dijo la investigadora travesti Lara Bertolini. Y agregó: "Que una compañera trans muera en una comisaría demuestra que las prácticas de tortura hacia nuestro colectivo no finalizan con una ley de cupo laboral ni una ley de identidad de género, nadie muere sola en una celda".

En un comunicado difundido por Facebook, familiares de Sofía denunciaron el hecho como "terriblemente irregular", exigieron que "se separe de sus funciones a todos los efectivos policiales de la comisaría 5°" y que "se cambie la fiscalía", ya que no corresponde que la causa que investiga la muerte de Sofía esté a cargo del mismo fiscal que intervino en su detención: “Este es un procedimiento que no corresponde para un caso de este tipo, dado que la misma Fiscalía que debería estar siendo investigada por la detención irregular que llevó a la muerte de una persona en una celda. No puede ser la que investigue la causa de esa muerte. Ninguno de los policías implicados, ni el comisario a cargo (Daniel Salerni) fueron separados de sus funciones, permitiendo que puedan entorpecer la investigación, continuando en sus roles de poder, y siguiendo en el lugar donde ocurrió el hecho”.