“Encontré a mi hijo encarcelado y torturado por Carabineros”

por Maxi Goldschmidt
23 de noviembre de 2018

Entrevista con el padre del joven que viajaba con Camilo Catrillanca en el tractor cuando “fue acribillado por la espalda”. El testimonio clave de su hijo desbarató las mentiras del Comando Jungla respecto al registro fílmico del momento del crimen.

Por Maxi Goldschmidt, enviado especial a Chile

A Jorge lo conocimos en la oscuridad, mientras intentábamos cubrirnos de los gases que tiraban desde un camión blindado de Carabineros. La escena, se repite casi todas las noches en los caminos internos de las comunidades de Ercilla, donde hace una semana el Comando Jungla asesinó por la espalda a Camilo Catrillanca.

Eso habíamos salido a retratar cuando los gases nos impidieron seguir trabajando y nos metimos campo adentro. Estábamos perdidos, y Jorge nos ayudó a llegar hasta uno de los caminos para poder salir más seguros. Al despedirnos, se presentó y nos dijo que era el padre de X, el joven de 15 años que acompañaba a Camilo en el tractor. El nombre de su hijo y su apellido lo resguardamos porque es menor y su testimonio, brindado a la Justicia hace unas horas, es fundamental en la causa que investiga el asesinato.

Carabineros está psicológicamente preparado para matar todos los días, los tienen instruidos para asesinar mapuche 

A Jorge lo volvimos a ver ayer a la mañana en la plaza de Collipulli, en un acto junto a la familia Catrillanca, tras presentar la querella en el Juzgado de esa localidad. Y luego, volvimos a verlo en las cercanías del Liceo de Arcilla, tomado desde ayer por estudiantes mapuche que reclaman la renuncia del General Director de Carabineros, Hermes Soto; del Ministro del Interior, Andrés Chadwick; y el retiro del Comando Jungla de la región. Allí, accedió a la entrevista.

“Me siento muy preocupado por la vida de mi hijo. Nunca imaginamos que podíamos vivir algo así. El iba junto con Camilo en el tractor cuando les dispararon los Carabineros. Mi hijo se salvó de milagro, pero al lado suyo asesinaron a Camilo. El está muy afectado por lo que le tocó vivir, aún está en estado de shock, y nosotros como familia muy preocupados, no sabemos cuando mi hijo vuelva a la normalidad. Además tenemos miedo. Lo estamos resguardando bastante porque Carabineros o alguna persona puede intentar llegar a él, para amenazarlo, para que no cuente la versión de cómo fue, porque él sabe todo lo que pasó, es un testigo clave”.

¿Cómo fue ese día?

Nosotros estábamos trabajando en la casa de Camilo, y en horas de la tarde, como estábamos finalizando el trabajo, íbamos a carnear un corderito. Entonces fueron a buscar el cilantro a la casa del papá de Camilo, porque el peñi (hermano) todavía no tenía huerta en su casa. Mi hijo partió con Camilo en el tractor y después ya no lo vi más a Camilo, que lo asesinaron, y a mi hijo lo encontré en Collipulli encarcelado, torturado y golpeado por Carabineros, lo vi bastante rojo, con los ojos hinchados, y me dio mucha impotencia verlo de esa manera.

De repente, por aburrimiento, pasa un mapuche cerca de Carabineros, y empiezan con los tiros, o a amenazarlo y a apuntarlo, a tratarlo mal

¿Qué explicación le dieron cuando llegó a buscar a su hijo a la comisaría?

Les pregunté a los Carabineros si lo habían llevado a constatar lesiones y me dijeron que sí. Como padre, les exigí que nuevamente lo llevaran al consultorio. Carabineros me dijo que iba a hacer ese proceso, pero nunca lo hizo. Además le sacaron la ropa, lo desnudaron adelante de otras personas. Es muy shockeante el proceso que está viviendo mi hijo. Por lo que me dijeron él estaba participando de algo que en ese momento yo tampoco sabía, y después, con las noticias, supe que lo estaban involucrando en una sustracción de automóviles. Que mi hijo nunca estuvo participando, porque él estuvo todo el tiempo trabajando conmigo y con el peñi Camilo. Estuvimos ahí trabajando en la casa de él desde las 9.30 de la mañana y compartimos todo el día. Lo único que ellos hicieron fue ir a buscar la verdura, y en ese lapso, Carabineros lo acribilló brutalmente por la espalda. Mi hijo se salvó por milímetros. Se puede ver la bala del tractor, la número 5, que pegó en el capó del tractor, y mi hijo iba sentado justamente en esa parte. Me faltan palabras para expresar lo que mi hijo en este momento está sintiendo. Le estamos dando apoyo familiar, y reforzándolo espiritualmente, con los demás hermanos, por la valentía que tuvo de reconocer a los policías que les dispararon, de darse cuenta que Carabineros eliminó la cámara de grabación que estaba trayendo. Porque se dieron cuenta que habían cometido un gran delito, que fue matar a Camilo por la espalda.

¿Usted lo conocía a Camilo?

Claro, nosotros lo conocíamos de hace mucho tiempo por ser miembro de la comunidad, por estar siempre participando, y siempre andábamos juntos. Estoy muy dolido con la fuerza pública que está acá. Ellos no vienen por un orden público sino que vienen a asesinar a mapuche. Camilo era una persona muy de piel, muy compartidora con los demás hermanos, siempre estaba presente ayudando a su gente. El manejaba un tractor, y de repente si había una persona que no tenía plata como para pagar una hectárea de tierra, él lo ayudaba a trabajarla. Era una persona muy buena, muy humilde, y muy fiel a su trabajo. Nunca estuvo en ningún mal paso, siempre reclamó sus derechos, pero siempre de frente, dando la cara, porque el mapuche lucha con la cara descubierta. Y estoy tan dolido como lo está la familia de él.

Mi hijo se salvó por milímetros. Se puede ver la bala del tractor, la número 5, que pegó en el capó del tractor, y mi hijo iba sentado justamente en esa parte

¿Cómo es el día a día en Ercilla, con la presencia del Comando Jungla?

Carabineros está psicológicamente preparado para matar todos los días, los tienen instruidos para asesinar mapuche de la forma que ellos quieran. O sea, que sin provocación alguna, de repente, por aburrimiento, pasa un mapuche cerca de ellos, y empiezan con los tiros, o a amenazarlo y a apuntarlo, a tratarlo mal. Es algo cotidiano aquí en la novena región, en La Araucanía. Estamos bastante asustados. Andamos con miedo al saber que somos familia del menor que está de testigo. Nos da miedo que en algún momento nos agarren para castigarnos o repriman a nuestra familia, por eso estoy bastante preocupado. Por eso quiero agradecerles que vengan acá y nos dejen expresarnos lo que vivimos como pueblo mapuche con la represión del Comando Jungla. Siempre va a haber gente que le va a creer a lo que dicen las noticias, nunca van a faltar esos medios que inventan sobre este problema que estamos pasando acá. Pero nosotros siempre andamos con la verdad. Con la frente en alto, y vamos a seguir luchando para que se haga justicia por Camilo Catrillanca.