“Queremos que el aborto sea legal, libre y feminista"

por Revista Cítrica
Fotos: @audiovisualescf8m
30 de septiembre de 2021

Gracias a la intensa lucha de los movimientos feministas chilenos, avanza el proyecto de despenalización del aborto en el país vecino que ya fue aprobado en la Cámara de Diputados. Un análisis del momento histórico que se vive del otro lado de la cordillera.

*Por Wayra Villegas, vocera de la Coordinadora Feminista 8M

 

El martes 28 de septiembre se votó en la Cámara de Diputadas y Diputados de Chile la despenalización del aborto hasta la catorceava semana. La fecha coincidió con la Jornada por la Acción Global, por el aborto libre, seguro y gratuito. Es un gran avance pero todavía nos queda seguir luchando hasta que se redacte la ley y se pueda aplicar. 

Lo que sucedió fue algo histórico porque tuvimos movilizaciones en todo el territorio del país, de norte al sur, en todas las plazas e incluso en Santiago, la ciudad capital y la más grande. Fue una movilización territorial desde cada plaza, en cada sector, en cada barrio. Las mujeres salieron a decir que tenemos derecho a decidir.

Fue una lucha bastante intensa en esta primera instancia porque sabemos que los sectores conservadores en Chile siguen con este discurso de la defensa por la vida, cuando en realidad es, al contrario, una defensa de sus creencias conservadoras y de su idea patriarcal de vida.

Las mujeres de clases altas, de la burguesía y pertenecientes a la élite abortan en clínicas. Es una hipocresía decir que no abortan cuando ellas tienen todas las condiciones para hacerlo y resguardan su vida, mientras que nosotras las empobrecidas, las periféricas, las inmigrantes, las lesbianas, les no binaries, todos los cuerpos gestantes, tenemos que someternos a la clandestinidad por su idea de penalizar una decisión que es propia de las mujeres.

Es evidente que los grupos anti derechos, están presionando demasiado, sobre todo con el discurso de que somos asesinas y que matamos niños o que matamos vidas, cuando en realidad, son ellos los que se oponen a la vida de las mujeres. Son ellos los que prefieren que nosotras sigamos siendo vulnerables en la clandestinidad. Y creo que el feminismo ha calado tan profundamente en la institucionalidad, de manera directa o indirecta, a través de los movimientos sociales, que se le ha ido achicando cada vez más el discurso a los sectores conservadores. 

La Iglesia en Chile ha perdido harto prestigio, entonces yo creo que eso nos ha ayudado un poco abrir la situación y que no sean tan creíbles sus palabras debido a todos los casos de abuso y violaciones a niños e infancias. Aun así, sigue estando un sector de la derecha, sobre todo esta derecha conservadora que no quiere que se avance en temas de derecho hacia las mujeres. De todas maneras, tienen un desafío muy grande, que es el desafío del movimiento feminista que cada vez toma más fuerza y que ayer lo demostramos desbordando las calles con esto que hemos llamado Marea Verde.

Me parece importante destacar que la marea verde se ha vuelto una marea interseccional. que es el enfoque de los feminismos actuales, donde marchamos trans, no binaries y cuerpos gestantes en compañía de las mujeres que defendemos este derecho. Creo que esa interseccionalidad y ese enfoque intergeneracional acompaña estas iniciativas y eso es muy positivo.

La expectativa es que pueda seguir el trámite institucional y se pueda promulgar como como ley esa despenalización. Queremos que sea una ley general, que no haya un límite de semanas, ni de causales, y que podamos decir que el derecho al aborto será libre, legal y feminista. Por ahora solo hay una aprobación de despenalizar hasta la semana 14.

Nosotras creemos que es difícil, en un país como Chile, en el cual aún hay unos rezagos increíbles de la dictadura pinochetista, representado en algunos sectores de la ultraderecha, conservadores y anti derechos. Sabemos que si bien celebrar este paso por el Congreso de la despenalización más no legalización, sino despenalización del aborto en la catorceava semana es un logro chico. Va a ser complejo poder seguir avanzando y luchando para que sea ley y se legalice, si ya el debate por la despenalización de la catorceava semana fue incendiario y los votos estuvieron muy estrechos con 78 a favor y 65 en contra y dos abstenciones. 

Es un parlamento que todavía no hemos logrado ganar desde este enfoque feminista e interseccional. Pero para el movimiento feminista puede ser posible porque hemos demostrado que eso que antes creían que era imposible ahora hemos demostrado que es posible. No va a ser sencillo. Estamos también apostando a que el cambio de gobierno del próximo año pueda ayudar a ese cambio generacional de políticas retrógradas en contra de la vida de las mujeres y de los cuerpos gestantes.  

Si bien el aborto libre, seguro y gratuito se aprobó en la Cámara de Diputadas y Diputados, todavía queda que pase a la Comisión de la Redacción Constitucional y que se pueda procurar como ley. Con la presión de movimiento feminista y de las diputadas que presentaron la ley, acompañada de los movimientos sociales feministas, esperamos que no se tarde más de una semana o un mes que sería el plazo máximo.

El movimiento feminista en Chile, también recoge a las mujeres migrantes que llegan a estos territorios y que sabemos que es una lucha que traspasa fronteras. Seguiremos ocupando las calles y agitando con pañuelazos.
 

©2021 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - infocitrica@gmail.com | Tel.: 45626241