¿Playas públicas o propiedad privada?

por Revista Cítrica
04 de noviembre de 2022

En Comodoro Rivadavia tres estudiantes de Comunicación Social de la Universidad Nacional de la Patagonia (UNPSJB) fueron detenidos mientras realizaban un trabajo audiovisual en una playa pública de la zona Chacras del Faro, territorio que reclama como propio el terrateniente Reinaldo Van Domselaar. ¿Qué defiende la policía, la Justicia y los medios de comunicación?

"Nos esposaron cuando nos estábamos yendo del lugar; apareció un patrullero, nos empezaron a prepotear, nos revisaron el vehículo, las cosas, nos preguntaron si habíamos visto algo sobre un robo, que habían llamado de Chacras del Faro por una denuncia de robo; le dijimos que no vimos nada (mientras se veía otro auto a lo lejos). La situación nos sorprendió. Cuando bajamos a la playa, uno de los de seguridad estaba encapuchado, no pudimos verle el rostro. Se alejaron, hablaron entre ellos y el oficial volvió decidido a  decir que nosotros habíamos robado, que éramos los culpables y que estaba todo filmado”, relató Elías Villarroel Nahuel, uno de los detenidos, en entrevista con radio comunitaria La Namunkurá. 

Elías, Lionel Barril y Elián Godoy estuvieron detenidos 19 horas, gracias al acompañamiento de distintos sectores de la sociedad que se movilizaron fueron liberados. Se los acusó de invadir una propiedad privada y de robo agravado. Ninguna de las dos acusaciones cayeron por su propio peso: "La playa es un espacio público. Se vulneraron nuestros derechos como estudiantes, como personas, somos nosotros las víctimas; la única diferencia es el capital entre unos y otros", expresó.

"Apareció un patrullero, nos empezaron a prepotear, nos revisaron el vehículo, las cosas"

Mientras los estudiantes estaban detenidos, desde el rectorado de la UNPSJB emitieron un comunicado en el que denunciaban irregularidades: “Los familiares no fueron notificados ante la detención de manera inmediata por lo que vivieron momentos de angustia sin conocer el paradero de los estudiantes”.
 
“Le dije que muestre las filmaciones, que nosotros no habíamos hecho nada. Nos esposaron, nos metieron a la camioneta y nos llevaron a la seccional del kilómetro 8, la más cercana. Nos tuvieron esposados contra la pared. Primero íbamos a esperar una hora hasta que alguien hiciera la denuncia: no nos dejaron llamar a nuestros familiares ni a nadie. Un familiar se entera de casualidad y se acerca. Y recién ahí llaman a los familiares de los otros detenidos. Apuran todo, nos dividen, dicen: ‘uno va a la comisaría tercera, el otro a la séptima. Alrededor de las 23 nos llevan al hospital, nos firman certificado que estábamos bien. Hubo unas 100 personas acompañando en la audiencia, hubo gente que hizo vigilia toda la noche. Ese fue el saldo positivo a pesar de la situación amarga”, relata el estudiante de tercer año de Comunicación Social.
 
“En la audiencia posterior era todo irrisorio. Incluso los medios, que apoyaban la versión del dueño, Reinaldo Van Domselaar, se contradecían: ‘están acusados de robo pero no robaron nada’ o ‘los llevaron detenidos por robar pero no se llevaron nada’. Querían inventar algo, nosotros estábamos ahí  y les sirvió para armar este montaje. La playa es un espacio público, lo sabemos. Estamos tranquilos. Los que tienen para perder son ellos, los que ponen los alambrados. Se nos vulneraron nuestros derechos como estudiantes, como personas, somos nosotros las víctimas; la única diferencia es el capital entre unos y otros. 
Por otro lado, este hecho nos ayudó porque como material audiovisual contamos con mucho más para darle una vuelta de tuerca: habíamos pensado en hacer algo ficcional pero ahora podemos ir hacia un documental”, sostiene Elías.

"Se nos vulneraron nuestros derechos como estudiantes, como personas, somos nosotros las víctimas"


 
 Playas públicas versus negociados

¿Qué defiende la policía con sus detenciones, la Justicia con delitos que no son delitos y los medios de comunicación con sus titulares capciosos?  ¿Quién es Reinaldo Van Domselaar? ¿De qué se trata el proyecto inmobiliario Chacras del Faro en Comodoro Rivadavia? Elías lo explica en La Namunkura:

Bajada de Los Palitos, una playa pública en la que quieren hacer un loteo privado. El antecedente es que se pudo parar el loteo tras juntar 11 mil firmas y, al conocer el procedimiento legal, se presentaron en el municipio y se consiguió que se frenen las obras. Fue la audiencia pública ambiental más convocante de Comodoro (duró 11 horas). “Pero en los últimos días hubo reinicio de obras, las máquinas salieron a trabajar”.
 

La Herradura. “Otro caso en el que el privado se sale con la suya y no se puede hacer nada, similar a lo de Lewis y el Lago Escondido en Río Negro. Es en la playa La Herradura, pasando Rada Tilly (12 km al sur de Comodoro), donde se alambró la playa y no podés acceder. Hace poco se viralizó un video en el que un lobo marino estaba como ‘intruso’ en una pileta, cuando en realidad los intrusos son los que habían construido la pileta en medio de su hábitat”.
 
Chacras del Faro: Van Domselaar pretende hacer un loteo exclusivo, con parcelas vendidas a 250 mil dólares, en tierras originalmente destinadas a la exploración de petróleo, actividad que caracteriza a Comodoro Rivadavia. El empresario afirma que compró el terreno en 1987 y que nunca se negó el acceso público a las playas, lugar donde fueron detenidos los estudiantes. “¿Alguna vez pensaste que podías llegar volando a tu casa”? promocionaban cuando comenzó la venta de lotes, aunque luego la ANAC desestimó la construcción de un aeródromo privado en la zona.


Fuente: La Namunkurá 
 

©2022 Revista Cítrica. Callao 360, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Editor responsable: Cooperativa Ex Trabajadores del Diario Crítica. Número de propiedad intelectual:5313125 - [email protected] | Tel.: 45626241