Revista Cítrica

“El pueblo mapuche sufre una represión brutal”


31 de julio de 2017

Revista Cítrica

Una nueva represión a mapuches que exigían la libertad de Facundo Jones Huala. Gritos, disparos y personas heridas en el Juzgado Federal de Bariloche. La persecución no termina: hay nueve detenidos, entre los que se encuentran un hermano y una prima de Facundo.

Alejandra Bartoliche
Click en la foto para ver galería

por Fernando Jones Huala 

Un grupo de gente de diferentes comunidades mapuches y otros ciudadanos conscientes con la causa, pasadas las 7 de la mañana, ingresamos al juzgado federal, a donde habían llegado autoridades de nuestro pueblo. Yo también estuve, como familiar de Facundo. Nos estaban pasando las novedades, actualizándonos sobre la condición de Facundo, siendo que hoy se cumplieron los 30 días del plazo que se había fijado para su detención. A los pocos minutos, llegó el grupo de abogadas, y posteriormente nos invitaron a una sala a conversar. 

Al principio se retrasó esta conversación, porque nosotros le planteamos que autoridades de nuestro pueblo habían viajado cientos de kilómetros, dejando sus actividades laborales diarias, para poder asistir: Y que, como autoridades, deberían escuchar cuál es la situación del lonko. Finalmente, se concretó esta reunión, y mientras nos estaban actualizando sobre la situación de Facundo, se escucharon gritos, disparos y rotura de vidrios del juzgado federal. La represión duró algunos minutos; después hubo una persecución en contra de varias personas, donde lograron detener a seis. Una fue Romina Jones Huala, que es nuestra prima, y Diana, que es de la zona de La Comarca. También estaba Fausto Jones Huala, nuestro hermano; Rodrigo Ezequiel Altimil, Santiago Jones Huala, Mateo -otro de nuestros compañeros-, quienes fueron finalmente los seis detenidos que hubo en un primer momento. 

Facundo inició una huelga de hambre, por esta falta de solución a su situación, y que no cumplen con el debido proceso, que incluso debiera tener el proceso anterior, ya iniciado. Y mientras nos estaban explicando todo esto, se produjo la represión. Desde adentro escuchábamos lo que ocurría afuera, y logré ver a las dos mujeres, que las ingresaron al juzgado, ambas golpeadas. Dijeron que habían sido "golpeadas y reducidas por efectivos masculinos de Gendarmería" y que después fueron "arrastradas y entregadas" a la policía femenina de la provincia de Río Negro.  

A Romina Jones Huala se le notan más los golpes; vi cómo le sangraba la boca y tenía un diente partido por la mitad. Y el otro que fue fuertemente golpeado en la nariz y con cortaduras en las muñecas por las esposas, fue Fausto Jones Huala. Cabe recordar que él es uno de los que sufrió un homicidio frustrado por parte de la policía, el pasado 11 de enero, a manos de un grupo de Infantería. Ese ataque le produjo coágulos en el cerebro y la pérdida total del oído izquierdo. Él, actualmente, se encuentra bajo tratamiento. Y a pesar de todo esto, también fue golpeado hoy. 

Fausto es mi hermano menor, tiene 22 años. Romina es nuestra prima. Y mientras nosotros esperábamos informaciones de los detenidos, de los cuales no conocíamos el paradero ni la situación de su integridad física, pasaron dos horas, donde tuvimos que declararlos como "incomunicados". Porque no sólo no nos pasaban información a nosotros, sino que tampoco le dijeron nada a los abogados que se acercaron. Luego supimos que habían sido trasladados a la Policía de Seguridad Aeroportuaria, a 20 kilómetros de Bariloche. Viajó una de las abogadas, mientras nos quedamos a la espera, en la vereda.

En tanto, otro grupo fue a manifestarse, a unas cuadras más céntricas, cerca de donde nosotros estábamos. Y en ese momento, personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria avanzó lentamente contra nosotros. Y como nadie estaba haciendo nada -estábamos conversando en la vereda- no entendíamos lo que querían hacer. Y de golpe se abalanzaron sobre tres hombres, uno de ellos fue Emilio Jones Huala (quien también sufrió un homicidio frustrado por parte de la Infantería, en su momento. A él le rompieron la mandíbula de un tiro ese mismo 11 de enero). Y hoy lo volvieron a reducir fuertemente, lo golpearon, lo arrastraron y lo metieron adentro del juzgado. Junto a él fue detenido también Néstor Anticura, llevado a la fuerza y sin motivo alguno; y una tercera persona. 

Pasadas las horas, estos tres detenidos fueron trasladados al escuadrón 34 de Gendarmería de Bariloche, y ahora están a la espera de que mañana -martes- se les haga una indagatoria, donde le formalizarían cargos, aunque no sabemos qué cargos le van a inculpar. Esta audiencia la llevaría adelante Gustavo Villanueva. Este es el juez que le inició a Facundo un segundo proceso judicial, a sabiendas que ya existía uno previo. 

La Causa

El Estado chileno tenía estos 30 días que había dictado el juez Villanueva para hacer un pedido formal y alcanzar un nuevo juicio de extradición para Facundo. Este pedido debe cumplir ciertos requisitos para que pueda ser tomado como tal. Y no fue así; el 27 de julio enviaron una nota desde el Estado chileno vía fax, y de manera extraoficial, se hizo saber su interés en solicitar un nuevo juicio de extradición. Al día de hoy, esto no se concretó. De cualquier forma, el Estado argentino acogió esta inquietud de parte de Chile, pese a que no cumplía con los requisitos necesarios, y le dieron un plazo, del cual no nos confirmaron el tiempo. Pero después, nos enteramos a través de nuestras abogadas, que sería de 15 días más, como máximo. Allí Chile debería presentar un pedido formal, y Villanueva podría decidir un nuevo juicio de extradición. 

Paralelamente, está el tema de que esto ya se encuentra -desde 2016- en la Corte Suprema. Y es por eso que la Corte podría expedirse dentro de estos 15 días, y dictaminar algo, por el primer proceso que se inició el año pasado; pero también por el segundo proceso, que se inició ahora, en 2017. Este nuevo escenario sigue abriendo un gran abanico de posibilidades en el cual, por ejemplo, la Corte podría dictar la competencia del juez Guido Otranto en la causa, porque así corresponde según el artículo 114 de la Ley de Extradición (24767), donde dice que "la competencia le correspondería al juez que haya actuado en primera instancia".

Por otro lado, también ratificaría la competencia de Otranto, porque hace mención además que la competencia le correspondería a aquel juez que se exprese dentro de la jurisdicción donde tenga domicilio el lonko, es decir, el pu lof de Resistencia, que se encuentra dentro de la jurisdicción del juez Guido Otranto. Ese es otro tema que se está tratando por otra vía legal, el de la competencia, que entendemos debiera ser de Otranto y no de Villanueva.

Hacemos un llamado a todas las organizaciones sociales y políticas para manifestarse por la situación que están viviendo los mapuches, el pueblo Qom Wichi, enmarcado dentro de este contexto general que está sufriendo el país, y la sociedad en conjunto, que vive dentro de este territorio. “El pueblo mapuche sufre una represión brutal. La situación está siendo demasiado brutal para nosotros últimamente, pero no queda otra que seguir firmes.

Compartir en

Twitter Facebook LinkedIn Google+ E-mail

Notas Relacionadas

Compartir esta nota en