Revista Cítrica

“El amor puede más que el odio, por eso somos revolucionarias”


20 de abril de 2017

Jorge Torres Fariña

Después de que les taparan sus rostros con pintura, las Madres pidieron que no se restaurara el mural, sino que fuera intervenido por vecinos, familias y niños que compartieron un emotivo acto con ellas en Avellaneda.

Click en la foto para ver galería

“Da mucha bronca, pero no van a poder con nosotras”. Las palabras de Josefa de Fiore representan el sentimiento del resto de las Madres de Plaza de Mayo, quienes se hicieron presentes en un acto de repudio al vandalismo que hace unos días había sufrido un mural con sus rostros, en Avellaneda.

Encabezado por Hebe de Bonafini, el encuentro, que reunió a vecinos, militantes y luchadores por los Derechos Humanos, fue breve pero significativo. En sus intervenciones, las Madres dejaron en claro que el odio no va a poder con la memoria ni con la lucha que estas mujeres vienen dando desde hace más de cuarenta años, reivindicando los ideales de sus hijos. “Con el amor podemos más”, enfatizó Mercedes de Meroño a Cítrica, en relación a las decenas de personas que se acercaron para acompañarlas y apoyarlas en este momento, repudiando los daños que sufrió el mural ubicado sobre Mujeres Argentinas, a metros de la calle Spurr.

Tras el acto, Josefa nos contaba que al enterarse de lo sucedido tuvieron bronca. "Pero tenemos un bastón muy fuerte y no van a poder con nosotras. Se van a arrepentir de lo que hicieron. Son lo que son, porque la gente de bien no hace lo que hicieron. Yo pienso que fue un milico porque otra persona de bien no lo va a hacer. Pero prefiero quedarme con lo bueno. Nuestros hijos están presentes en todos los jóvenes que nos acompañan. Estamos emocionadas porque pensamos que todo lo que sembraron nuestros hijos no fue en vano”.

En sintonía estuvieron las palabras de Mercedes, quien dijo: “No nos extraña nada. Hemos pasado cosas malas y nos damos cuenta de dónde viene. Seguramente fue la policía la que lo hizo, por eso fue con total impunidad. Igual no pueden con nosotras. Lo que ellos hacen con toda su maldad, nosotras con todo el amor podemos más. El amor puede más que el odio. Por eso somos revolucionarias, porque el amor es revolucionario. Amor e igualdad, por eso reivindicamos a nuestros hijos. Hay algunos que no quieren ni respetan nuestra lucha, pero igual lo vamos a conseguir, quédense tranquilos”. Y también emocionada por el acompañamiento y por la presencia de varias familias y niños que participaron del acto, agregó: “Son los nuevos hijos que parimos. Son esos hijos que están naciendo ahora. Esta juventud hermosa, que trabaja, que ama, que ayuda y que se sacrifica, siempre con amor. Ellos no lo pueden tener nunca, por eso nos tienen bronca y envidia. Nosotros somos mejores y podemos más”.

Por su parte, el intendente Jorge Ferraresi - quien dialogó con Cítrica- tampoco se mostró sorprendido por lo ocurrido: “Nosotros sabíamos que algo así podía pasar. No se puede no reconocer una Argentina que tiene una división muy grande, a la que el gobierno potencia. A la que le da impunidad. Hebe la verdad que estuvo maravillosa porque me pidió que no lo restauremos sino que cada uno de los compañeros se pueda acercar y dejar dicho lo que siente al respecto. Ella dijo 'nos quisieron hacer desaparecer. Nos pintaron las caras de las Madres'". Por este motivo, se realizará un nuevo mural en otro lugar. Un banner copia del original se llevó esta mañana a Plaza de Mayo.

El ataque

El sábado 15, en horas de la tarde y con total impunidad, un hombre detuvo su camioneta de color negro frente al mural en una zona donde está prohibido estacionarse. Descendió del vehículo, tomó un pincel y un tarro de pintura y procedió a pintar los rostros de las Madres. Estuvo algunos instantes en el lugar y luego se fue. La policía no llegó al sitio a tiempo pero lograron identificarlo porque en la filmación se ve con claridad la patente del rodado. Sin embargo, al tratarse de una contravención, no se puede accionar legalmente contra dicha persona, por lo que sólo podría caberle una multa.

Compartir esta nota en